viernes, 27 de febrero de 2015

Coger y acariciar a la cobaya

Comúnmente las personas tendemos a coger a los animales sin pensar en que éstos pueden sentirse incómodos. Por supuesto es algo a tener en cuenta a la hora de coger a nuestras cobayas.
A continuación algunos consejos para saber cogerlas sin que se sientan inseguras y acariciarlas.


COMO COGER A LA COBAYA
  • No le agarres de las patas si intenta escapar de ti. Simplemente y si no te tiene confianza, intenta acorralarla para que no siga huyendo.
  • A la hora de levantarla, agárrala con la mano por debajo de su vientre y sujetándole el trasero y las patitas traseras con la otra mano. Después ponla cerca de tu pecho. Si no haces ésto se sentirá muy insegura suspendida en el aire.
  • Procura mantenerla más encima de las piernas o sobre alguna superficie que en brazos.
  • Nunca coloques a la cobaya panza hacia arriba. Solo algunas personas saben sujetarlas de ésta manera sin alterarlas, la mayoría gente profesional o bien informada. Es mejor dejar ésta postura solo a gente que sepa hacerla y en caso de tener que administrar medicación, cortar uñas, etc.
  • Si la cobaya está alterada y necesitas devolverla a su jaula, existe el riesgo de recibir algunos arañazos. Eso podemos evitarlo sujetando sus patas traseras a la hora de meterla.
COMO ACARICIAR A LA COBAYA
  • No le acaricies a contrapelo, no les gusta nada. Es más, algunas harán una especie de ronroneo que no significa precisamente que les guste lo que les estás haciendo. Además, podéis hacerles daño. (En las cobayas con remolinos el acariciarles en dirección del pelo puede ser una odisea).
  • No pases la palma de la mano por delante de su cara. A muchas les suele asustar que les tapen la visión. (Ésto ocurre con la mayoría de animales). Un acto reflejo de algunas cobayas cuándo hacemos ésto es pegar un cabezazo.
  • Acariciarles detrás de las orejas no suele molestarles, y de hecho a algunas les gusta y lo demuestran con un ronroneo tierno (se asemeja al de molestia pero el ronroneo es agudo y tierno).
  • También rascarles justo entre las orejas suele ser un acierto, o en la nuca. Y en el caso de algunas cobayas también les gusta que les rasquen suave debajo de la barbilla.
  • El trasero no es un buen lugar para acariciarles. La mayoría no suelen tolerarlo muy bien.
 Espero que éstos consejos os resulten útiles y os aclaren algunos comportamientos de vuestras compañeras. Puede que algunas cobayas con más mala leche decidan pegaros un mordisco en algunos casos, pero muchas solo dan avisos con sonidos o con gestos para demostrar que algo no les gusta.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mis cobayas han tenido 2 bebés, ¿¿se cogen igual que a los mayores???

Anónimo dijo...

Ya quiero q sea Navidad mi mama me va a comprar un guinea pig y estoy nerviosa porque nose como pueda resultar esto.

Seguidores