sábado, 10 de mayo de 2014

Las ruedas no son aptas para las cobayas

En muchas ocasiones se confunde el físico de la cobaya con el físico de un hamster, es por ello que muchas personas lo primero que piensan es en comprarles una rueda para la jaula (de un tamaño más grande que la de los hamsters) y alguna rueda de paseo para que ruede por el suelo y no se escape.


Sin embargo comprar estas ruedas para las cobayas resulta un grave error. Ellas no deben usar una rueda de ejercicio ni de paseo, su manera de hacer ejercicio es dejarlas caminar por la casa y tener una jaula grande para que puedan correr y saltar. También podemos añadir túneles para que pasen por ellos o se escondan.
Es más, cabe destacar que incluso es muy probable que la cobaya no quiera usar estas ruedas.

El motivo de que las cobayas no puedan usar una rueda es sencillamente la columna vertebral, su columna no es tan flexible como la de un hamster y puede dañarse. Da igual lo grande que sea la rueda o bola, puesto que el problema es el hecho de curvar la columna para correr dentro y no del tamaño.


Como siempre, existen empresas que comercializan ruedas y bolas grandes y colocan fotos de cobayas en la caja, dando a entender que son aptas para ellas, pero para variar se permite que se vendan cosas para los animales que no son correctas, creando así confusión en gente que no tiene la suficiente información sobre el animal y confía en el criterio y las recomendaciones de los vendedores de la tienda de animales.

Seguidores